Día mundial de la investigación en cáncer. 24 de septiembre.

Si hoy parase la investigación, en el año 2030, en el mundo, 1 persona moriría de cáncer cada dos segundos.

MANIFIESTO

POR LA INVESTIGACIÓN EN CÁNCER EN ESPAÑA

En el marco del Día Mundial de la Investigación en Cáncer (24 de septiembre), iniciativa internacional promovida por la Asociación Española Contra el Cáncer, es crítico recordar que:

  • Se estima que el cáncer será la primera causa de mortalidad a nivel mundial y se prevé un aumento en su incidencia de 21,6 millones de casos nuevos cada año para 2030.
  • La pérdida de años de vida y productividad, junto a la discapacidad causadas por el cáncer, suponen el mayor coste para la economía mundial, comparada con otras causas de muerte como las enfermedades infecciosas.
  • Potenciar la investigación en las causas, la prevención, la detección precoz y los tratamientos del cáncer, es esencial para contribuir al control de la enfermedad hasta conseguir que se pueda curar o se pueda transformar en una enfermedad crónica con un elevado índice de supervivencia.
  • Es necesario actuar con urgencia para evitar muertes y sufrimiento innecesarios derivados del cáncer, y reducir el alto impacto económico y social que tiene la enfermedad.

La Asociación Española Contra el Cáncer, preocupada por la situación de la investigación en cáncer en España, hace un llamamiento a la implicación activa de la ciudadanía, las entidades privadas y las instituciones públicas para aunar esfuerzos por el avance de la investigación con el objetivo de contribuir a aumentar la supervivencia al cáncer en España hasta, al menos, el 70% en 2030.

Para ello,

La Asociación Española Contra el Cáncer pide a las instituciones:

  • La adopción de todas las medidas necesarias para incrementar, de forma sostenida, los fondos que se destinan a la investigación en cáncer en España hasta duplicar, desde hoy hasta 2030, la inversión realizada en los últimos diez años.
  • La creación de una Estrategia Nacional de Investigación en Cáncer que incluya, como parte de sus objetivos, promover el desarrollo y retención del talento investigador en nuestro país así como la investigación clínica.

Esta acción se enmarca en los objetivos de la Declaración Mundial por la Investigación en Cáncer para lograr avances científicos que contribuyan la meta que mueve esta iniciativa: vencer al cáncer

Procedencia de esta información:  Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

http://news.aecc.es/public/m/no-podemos-parar-de-investigar

 

Anuncios

Récord anual en el precio de la luz 📈💰

Elias:

Hoy el precio de la electricidad vuelve a alcanzar el récord en lo que va de año. Y seguirá subiendo.

Y tú te preguntarás, ¿por qué sube constantemente la factura de la luz? Cuando hay sequía y sopla el viento, sube la factura y culpan a las renovables por no ser suficientes. Pero aunque llueva, los embalses estén llenos y sople el viento la factura vuelve a subir y esta vez la culpa es de… “Es un tema muy complicado, y si lo tocamos será peor para el consumidor”, dicen al unísono eléctricas y políticos (aunque es un tema muy sencillo cuando sube).

¿Podríamos pensar mal y decir que detrás de la subida de la factura está un comportamiento fraudulento de alguno de los actores en cuyas manos están la mayoría de centrales que marcan el precio de la electricidad?

No debemos ser los únicos malpensados, porque el organismo que lo regula ya está investigando si se producen prácticas ilegales de manipulación del mercado por parte de las eléctricas. Y no sería la primera vez: en 2001, denunció a tres grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa) por elevar los precios artificialmente en pleno invierno; y más recientemente multó a Iberdrola en 2013 y Viesgo en 2018 por lo mismo: abuso de poder en el mercado.

Pero las reglas del juego siguen intactas, y mientras las eléctricas siguen manipulando los precios a hurtadillas y batiendo récords de beneficios año tras año, nosotros seguimos pagando una de las facturas más caras de Europa y con un mercado eléctrico que hace aguas por todas partes y es demasiado caro para nuestros bolsillos y para el medio ambiente.

En este tira y afloja entre el Gobierno y las eléctricas no podemos quedarnos en medio: el debate de la reforma del mercado eléctrico y de la tarifa de la luz debe responder a las necesidades de todo el mundo.

En Greenpeace se lo dijimos al Gobierno de Rajoy y se lo decimos al de Pedro Sánchez: se acaban las excusas, hay que cambiar las reglas del mercado eléctrico porque de lo contrario no podrá despegar la transición energética necesaria para que las temperaturas no aumenten más de 1,5º C y así evitar las peores amenazas del cambio climático.

Hazte socio/a

 

Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan el planeta. Solo personas comprometidas como tú hacen posible nuestro trabajo.

Procedencia de esta  información: GREEEPEACE

https://es.greenpeace.org/es/que-puedes-hacer-tu/hazte-socio/?utm_medium=email&utm_source=newsletter-leads&utm_campaign=Cambioclimatico&utm_content=factura%20luz%20record%202018&utm_term=BOTON_FINAL_CORREO

¿Cuáles son los riesgos sanitarios asociados a los teléfonos móviles y sus estaciones base?

Preguntas y respuestas en línea 

20 de septiembre de 2013

P: ¿Cuáles son los riesgos sanitarios asociados a los teléfonos móviles y sus estaciones base?

R: Esta es una cuestión que la OMS se toma muy en serio. Dada la ingente cantidad de personas que utiliza teléfonos móviles, el más mínimo aumento de la incidencia de efectos adversos en la salud podría tener repercusiones importantes para la salud pública.

La exposición a los campos de radiofrecuencia (RF) emitidos por los teléfonos móviles suele ser más de 1000 veces superior a la de los campos emitidos por las estaciones base, y hay más probabilidades de que cualquier efecto adverso se deba a los aparatos, por lo que las investigaciones se han referido casi exclusivamente a los posibles efectos de la exposición a los teléfonos móviles.

La investigación se ha centrado en las siguientes esferas:

  • Cáncer
  • Otros efectos en la salud
  • Interferencia electromagnética
  • Accidentes de tránsito.

Cáncer

Sobre la base de diversas pruebas epidemiológicas acerca de la relación en las personas entre la exposición a la radiación por radiofrecuencia de los teléfonos móviles y el cáncer de cabeza (glioma y neurinoma del estatoacústico), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer ha clasificado los campos de RF como posibles carcinógenos humanos (grupo 2B). Los estudios realizados hasta la fecha no indican que la exposición ambiental a los campos de RF, como los emitidos por las estaciones base, aumente el riesgo de cáncer o de cualquier otra enfermedad.

Otros efectos en la salud

Los científicos han señalado otros efectos que tiene el uso de teléfonos móviles en la salud, como cambios en la actividad cerebral, el tiempo de reacción y los patrones de sueño. Esos efectos son de poca importancia y no parecen tener gran repercusión en la salud. Actualmente se están realizando más estudios para tratar de confirmar esas conclusiones.

Interferencia electromagnética

Cuando se utilizan teléfonos móviles muy cerca de algunos dispositivos médicos (como marcapasos, desfibriladores implantables y algunos audífonos) pueden producirse interferencias en el funcionamiento de estos. Ese riesgo se ha reducido considerablemente con los teléfonos 3G y los equipos más recientes. Las señales de los teléfonos móviles también pueden interferir con los aparatos electrónicos de los aviones. Algunos países permiten el empleo de teléfonos móviles durante el vuelo en los aviones dotados de sistemas que limitan la potencia de transmisión de los teléfonos.

Accidentes de tránsito

Las investigaciones realizadas muestran que, debido a las distracciones, el riesgo de accidentes de tránsito es tres o cuatro veces mayor cuando se utilizan teléfonos móviles al volante (tanto con un dispositivo de «manos libres» como sin él).

Conclusiones

Aunque no se ha determinado que el riesgo de tumores cerebrales aumente con el empleo de los teléfonos móviles, el creciente uso de esos aparatos y la ausencia de datos relativos a su uso durante períodos superiores a 15 años justifican que se realicen nuevas investigaciones sobre la utilización de los móviles y el riesgo de cáncer del cerebro. En particular, dada la reciente popularidad del teléfono móvil entre los más jóvenes y, por tanto, de una probable exposición más larga durante la vida, la OMS ha promovido nuevas investigaciones sobre ese grupo de población y está evaluando ahora el impacto sanitario de los campos de RF respecto de todos los criterios de valoración estudiados.

Procedencia: Organización Mundial de la Salud

http://www.who.int/features/qa/30/es/

Enlaces conexos

 

Aditivos alimentarios.

31 de enero de 2018

Datos y cifras

  • Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos para mantener o mejorar su inocuidad, su frescura, su sabor, su textura o su aspecto.
  • Es necesario comprobar que estas sustancias no pueden causar efectos perjudiciales para la salud humana antes de utilizarlos.
  • El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) es el órgano internacional encargado de la evaluación de la inocuidad de los aditivos alimentarios.
  • En los alimentos comercializados internacionalmente solo se pueden utilizar aditivos que, tras ser evaluados, hayan sido considerados inocuos por el JECFA. Esta evaluación se basa en las dosis máximas de uso establecidas por la Comisión del Codex Alimentarius.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Las sustancias que se añaden a los alimentos para mantener o mejorar su inocuidad, su frescura, su sabor, su textura o su aspecto se denominan aditivos alimentarios. Algunos de ellos se llevan empleando desde hace siglos para conservar alimentos, como ocurre con la sal (en carnes como el tocino y los pescados secos), el azúcar (en las mermeladas) y el dióxido de azufre (en el vino).

En el transcurso del tiempo se han obtenido una gran variedad de nuevos aditivos para satisfacer las necesidades de la producción alimentaria, ya que las condiciones de preparación de los alimentos a gran escala son muy distintas de las existentes en los hogares. Los aditivos son necesarios para preservar la inocuidad de los alimentos elaborados y para mantenerlos en buenas condiciones durante su transporte desde las fábricas o cocinas industriales hasta los consumidores, pasando por los almacenes y los comercios.

La utilización de aditivos alimentarios solamente está justificada si responde a una necesidad tecnológica, no induce a error al consumidor y se emplea con una función tecnológica bien definida, como la de conservar la calidad nutricional de los alimentos o mejorar su estabilidad.

Estas sustancias se pueden obtener de plantas, animales o minerales o producirse sintéticamente. Se añaden de forma intencionada con un determinado propósito tecnológico para dotar al alimento en cuestión de características que los consumidores suelen identificar con él. Actualmente se utilizan cientos de miles de aditivos con funciones específicas que permiten que los alimentos sean más inocuos o tengan un mejor aspecto. La OMS y la FAO dividen estas sustancias en tres grandes categorías basándose en su función.

Aromatizantes

Son sustancias que se añaden a los alimentos para mejorar su sabor o su olor. Son los aditivos alimentarios más utilizados y hay cientos de variedades, que se añaden a una amplia gama de alimentos, desde la confitería y los refrescos a los cereales, los pasteles y los yogurts. Los aromatizantes naturales pueden ser frutos (incluidos los secos), mezclas de especies y sustancias derivadas de las hortalizas y el vino. Además, hay aromatizantes que imitan sabores naturales.

Preparaciones de enzimas

Las preparaciones de enzimas son un tipo de aditivos que pueden no estar presentes en el producto alimenticio final. Las enzimas son proteínas naturales que catalizan reacciones bioquímicas, descomponiendo moléculas de gran tamaño en los elementos que las componen. Se extraen de productos de origen animal o vegetal o de microorganismos como las bacterias, y se utilizan como alternativas a las técnicas químicas. Se utilizan principalmente en pastelería (para mejorar la masa), en la fabricación de zumos (jugos) de frutas (para aumentar el rendimiento), en la producción de vinos y cervezas (para mejorar la fermentación) y en la fabricación de quesos (para mejorar la formación de la cuajada).

Otros aditivos

Hay otros aditivos que se utilizan por razones diversas, ya sea conservar, dar color o edulcorar. Se añaden durante la preparación, el envasado, el transporte o el almacenamiento del alimento y son un ingrediente del producto final.

Los conservantes pueden ralentizar el deterioro de los alimentos causado por el aire, los mohos, las bacterias y las levaduras. Además de mantener la calidad de los alimentos, ayudan a evitar la contaminación que puede provocar enfermedades de origen alimentario, algunas de ellas mortales como el botulismo.

Los colorantes se añaden a los alimentos para restituir el color que se pierde durante su preparación o para mejorar su aspecto.

Los edulcorantes se utilizan a menudo como sustitutos del azúcar porque añaden pocas o ninguna caloría a los alimentos.

Respuesta de la OMS

Evaluación de los riesgos para la salud de los aditivos alimentarios

La OMS, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), evalúa los riesgos para la salud humana de los aditivos alimentarios. El órgano responsable de esta evaluación es el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), un grupo internacional e independiente de expertos científicos.

Este Comité comprueba la inocuidad de los aditivos alimentarios naturales y sintéticos y da el visto bueno para la utilización de aquellos que no presentan riesgos sanitarios apreciables para los consumidores. Sobre la base de la evaluación del JECFA o en una evaluación nacional, las autoridades sanitarias de los países autorizan el empleo de aditivos a dosis específicas y para alimentos concretos.

El JECFA evalúa cada aditivo alimentario sobre la base de estudios científicos de todos los datos bioquímicos, toxicológicos y de otra índole, entre ellos los ensayos obligatorios en animales, los estudios teóricos y las observaciones en seres humanos. En cuanto a los ensayos toxicológicos, se deben realizar estudios de toxicidad aguda, a corto y a largo plazo para determinar la absorción, distribución y excreción del producto y los posibles efectos perjudiciales tanto del propio aditivo como de sus subproductos para determinados niveles de exposición.

El punto de partida para determinar si un aditivo alimentario se puede utilizar sin causar efectos perjudiciales es el establecimiento de la ingesta diaria admisible, que es una estimación de la cantidad de la sustancia presente en los alimentos o en agua potable que una persona puede ingerir a diario durante toda la vida sin que llegue a representar un riesgo apreciable para su salud.

Normas internacionales para la utilización sin riesgos de aditivos alimentarios

La Comisión del Codex Alimentarius, que es un órgano intergubernamental conjunto de la FAO y la OMS, utiliza las evaluaciones de la inocuidad realizadas por el JECFA para fijar las dosis máximas de uso de aditivos que se pueden utilizar en los alimentos y las bebidas. Las normas del Codex son la referencia para establecer normas nacionales de protección de los consumidores y también en el comercio internacional, de modo que los consumidores de todo el mundo tengan la seguridad de que los alimentos que ingieren cumplen los criterios convenidos de inocuidad y calidad, con independencia de su lugar de fabricación.

Una vez que el JECFA ha dictaminado que un determinado aditivo es inocuo y que se han establecido sus dosis máximas de uso en la Norma General del Codex para los Aditivos Alimentarios, se deben elaborar y aplicar reglamentos alimentarios en cada país para que esa sustancia se pueda utilizar en la práctica.

¿Cómo puedo saber los aditivos que contienen los alimentos que consumo?

La Comisión del Codex Alimentarius también establece normas y orientaciones sobre el etiquetado de los alimentos, que se aplican en la mayoría de los países. Además, estas normas exigen a los fabricantes de alimentos que indiquen los aditivos contenidos en sus productos. La Unión Europea, por ejemplo, ha promulgado un reglamento que regula la inclusión en el etiquetado de los aditivos alimentarios, a los que se asignan los denominados «números E». Las personas que tienen alergias o son sensibles a determinados aditivos alimentarios deben leer atentamente estas etiquetas.

La OMS recomienda a las autoridades nacionales que controlen la presencia de aditivos en los alimentos y las bebidas que se fabrican en sus países y que verifiquen que cumplen con la legislación vigente y con los usos y condiciones autorizadas. Estas autoridades deben supervisar la actividad de la industria alimentaria, que es la principal responsable de la utilización sin riesgo y conforme a la legislación de los aditivos alimentarios.

Procedencia: Organización Mundial de la Salud / Centro de prensa

http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/food-additives