El recolector de plantas medicinales.

 

Un recolector de Plantas Medicinales deberá tener en cuenta las siguientes reglas:

Primera.- Antes de recolectar una Planta Medicinal, ha de observar que el lugar reúna condiciones higiénicas.

Segunda.- La recolección de Plantas Medicinales ha de realizarse en días completamente despejados y sin viento.

Tercera.- Evita recolectarlas, si las plantas están mojadas o ha llovido durante las veinticuatro horas anteriores.

Cuarta.- Efectúa la recolección, única y exclusivamente, durante las dos horas posteriores a la salida del Sol en el horizonte.

Quinta.- Elige siempre los mejores ejemplares, jamás los que encuentres cortados o arrancados por el viento u otras personas no identificadas.

Sexta.- Antes de recolectar una Planta Medicinal o parte de esta, entérate si legalmente esta permitido hacerlo, puede ser una especia protegida en la zona, por razones de extinción u otros motivos.

Séptima.- Recolecta única y exclusivamente las plantas que creas necesitar para uso circunstancial o propio, evitando en todo momento hacerlo por  placer o, con fines de lucro.

Octava.- Procura en todo momento que quede garantizada la supervivencia de la planta en la zona, sobre todo piensa en cada momento que tu no serás el único que va a ir a ese lugar con las mismas intenciones.

Novena.- Te has de concienciar en todo momento de que aunque tu no lo notes, la planta como tu, es un organismo vivo.

Recolección

1.-Tallos y Hojas

Décima.- Tanto los unos como las otras, han de recolectarse cuando estén tiernos, por lo tanto, antes de que la planta produzca flores.

2.- Partes altas y Flores

Undécima.- Se han de efectuar antes de que la flor se cierre.

3.- Frutos y Semillas

Duodécima.- Tanto para recolectar unos como otras se ha de tener muy en cuenta que los frutos estén maduros.

4.- Raíces

Decimotercera.– Es aconsejable recolectarlas a finales de verano o comienzos de otoño, cepillándolas para liberarlas de tierra, evitando lavarlas a no ser en el momento de ir a utilizarlas

Envasado y Conservación

Decimocuarta.- El mejor envase provisional para guardar y transportar hasta casa una planta recién recolectada es un saco de algodón o cáñamo, evitando envases de plástico, metal, cristal o barro.

Decimoquinta.- Utiliza un solo envase para cada planta que se recolecte, separando las raíces de las hojas o flores, o cualquier otra parte de la misma.

Decimosexta.- Recolecta y conserva única y exclusivamente las Plantas Medicinales que conozcas, pues, caso contrario, la Naturaleza te puede jugar malas pasadas.

Decimoséptima.- Procura cuando manipules plantas, que tanto tu manos como los utensilios a utilizar, reúnan el máximo de condiciones higiénicas.

Decimoctava.- En el espacio transcurrido entre el momento de la recolección y la llegada a casa, evita exponer la planta al calor del Sol o al de la calefacción del coche, procurando que el envase en el cual has guardado la plante este lo más aireado posible.

Decimonovena.- Aunque sepas los efectos de una Planta Medicinal, procura mantenerla fuera del alcance de los niños, pues a veces el no hacerlo puede resultar sumamente peligroso.

Vigésima.- De sabios es utilizar una sola Planta Medicinal para cada anomalía, no porque utilices más plantas a la vez, tu problema se va a solucionar mejor.

Vigesimoprimera.- Una vez realizada la recolección, procura guardar los utensilios utilizados en unas condiciones lo más higiénicas posibles.

Vigesimosegunda.- Las Plantas Medicinales se han de secar a la sombra en lugares carentes de calor y humedad.

Vigesimotercera.- Una vez secada adecuadamente la planta, esta se ha de guardar en tarros de cristal color topacio y en lugares carentes de calor y humedad, intentando que en ningún momento y por ninguna circunstancia está esta expuesta al Sol, o en zonas de excesiva luz artificial.

Todo tarro que en su interior contenga Plantas Medicinales, ha de llevar en su exterior la siguiente etiqueta, adherida de forma que no se caiga:

Nombre de la Planta:Lugar de procedencia o de recolección:

Día y hora de recolección:

Tiempo de secado:

Fecha de envasado:

Propiedad terapéutica más importante:

Modo de preparación:

Dosis y pautas:

Todas las plantas medicinales, una vez secas, solo se deberán usar de recolección en recolección de la planta.

Consejo importante.

Si eres neófito, deja las mezclas para quien verdaderamente las entienda.

En la actualidad hay bastantes y muy buenos laboratorios fito-botánicos y, verdaderos profesionales de la Medicina Natural.

Los primeros están preparados para mezclando, crear combinaciones idóneas y los segundos para aconsejar cual mezcla de herbolario o comercial has de utilizar y como lo has de hacer.

Autor: Elhiot Roures (Elías Robles), experto en botánica medicinal y desde los 16, tengo 71 y 9 meses siempre he sido un investigador de las plantas en sus diversos entornos y de sus propiedades y contra indicaciones asi como de su conservación y caducidades.

Contacto: progres.i.natura@gmail.com

 

Anuncios

Mis últimas reflexiones agnósticas.

Te voy a  insertar algunas reflexiones sacadas de mis archivos, las que de alguna forma  intuyo que te aclararan algunos conceptos de mis expresiones en este libro:

Estado de vigilia.–  Nuestro cerebro está en Beta, siendo capaz  de captar cualquier situación que se produzca a nuestro alrededor. Esta es la única situación en la que solemos estar completamente conscientes.

Situación de reposo.- Nuestro cerebro está en estado Alpha. En este estado solemos lograr situaciones de semiinconsciencia

Situación de sueño ligero.-  Nuestro cerebro está en estado Theta.

Situación  de sueño profundo.-  Nuestro cerebro puede llegar a conseguir un estado  de inconsciencia, por lo que este logra el estado Delta.

Aunque todos estos estados o  situaciones suelen darse en  todas las personas, en ciertos momentos o situaciones especiales;  cualquier persona puede desarrollarlos de forma coherente,  después de una  buena preparación, con paciencia y constancia.

Mi idea  en estos momentos, es  intentar  conectar algunas de estas enseñanzas, y con algunos de los conocimientos científicos que disponemos a nuestro alcance.

Los físicos dicen que todo  lo que existe en el Universo  es Energía, incluso el propio Universo  es Energía, y por la misma razón, cualquier forma  por compacta y sólida que parezca es una forma de Energía. Una roca de granito  que a simple vista parece una masa compacta y sólida, sabemos  que está compuesta de un Universo  de moléculas y átomos con sus electrones girando a diferentes distancias de su núcleo y que entre los electrones  y su núcleo solo existe vacío, por tanto el granito no es realmente una roca dura y compacta.

Reconectando de nuevo con la parte filosófica  de esta  reflexión, la tradición esotérica  nos comenta sobre la existencia  de otros  Planos y Cuerpos, además del Físico. Sólo me voy a referir  a los tres primeros  niveles: Plano Físico con su correspondiente Cuerpo Físico, el Plano Etérico con su correspondiente Cuerpo Etérico y el Plano Astral con su correspondiente Cuerpo Astral.

Si somos capaces de utilizar de forma consciente nuestros ritmos cerebrales: Beta, Alpha, Theta y Delta,  estaremos en condiciones  de poder desarrollar nuestras facultades extra sensoriales y, hasta incluso, utilizando nuestras reservas energéticas, crear situaciones de auto curación en nosotros y en otras personas. También si creamos condiciones idóneas podríamos ser capaces de llegar a realizar: Trayectos Mentales, Desdoblamientos Mentales y Viajes Mentales.

Se entiende por Plano Físico a nuestro actual Universo, es el más fácilmente comprensible, es en el que estamos habituados a desenvolvernos. Es el nivel material, el que percibimos con nuestros sentidos y la base en que se apoya la Física, la Química, la Medicina y la Geología para descubrir sus leyes y cómo funcionan.

A nuestro actual Universo  esotéricamente se le define como Primera Dimensión, porque es uno de los primeros pasos que todo Espíritu ha de realizar en su ascenso más o menos corto  hacía la Gloría o lo que algunas filosofías definen como concepto “ Dios”.

Lo mismo podemos decir del Cuerpo Físico, de todos conocido y suficientemente estudiado.

El Plano Etérico, tiene una frecuencia de vibración  más elevada  que la del  Plano Físico, pero menos que el Plano Astral. El Cuerpo Etérico, Aura o Cuerpo Electromagnético, es de naturaleza electromagnética y es generado por la actividad electroquímica del  organismo. Es intangible,  pero por su naturaleza electromagnética  se puede medir. Algunas personas  tienen capacidad  para observarlo. Hay un método  denominado Kirlian  que puede captar imágenes.

Con una frecuencia vibratoria mayor tenemos el Plano y el Cuerpo Astral denominado así, por su relación  con las radiaciones procedentes de las estrellas  y de los distintos planetas, de lo que se deduce  que es influenciable por dichas radiaciones. Por ser este  de frecuencia vibratoria alta  es de gran valor energético.

Al Plano Astral  también lo podríamos definir como un inmenso e incalculable  conglomerado de <Dimensiones  Interpuestas>, en cierta manera situada entre el Plano Físico y la Gloria.

Hay una gran diferencia  entre la vida física  y las distintas vidas  que el Espíritu está  obligado a realizar  en determinadas Dimensiones del Astral hasta lograr su completa evolución, cuyo objetivo final le va a permitir llegar en un periodo más o menos corto  a la Gloria.

Imagínate si es importante en la vida física lograr  que nuestra propia energía, después de la muerte evolucione hacia Planos del Astral, lo más elevados posible.

Esto lo podemos conseguir haciendo que nuestra vida sea lo más perfecta posible, aprendiendo y reflexionando continuamente  y siendo honestos respecto a nuestras ideas a la hora de ponerlas en práctica. Por lo tanto, ha de quedar claro, que la perfección del Espíritu no sólo se consigue  intentando ser bueno o mártir de nuestras ideas. La auténtica  evolución espiritual se consigue siendo justo y honesto consigo mismo y con sus actos.

Si tratamos de darle un determinado volumen  a una Dimensión  en la idea de hacerlo más comprensible, te diré que esta es igual, más o menos, al volumen de nuestro actual Universo.

El tener acceso a una Dimensión u otra  depende de la evolución  que la energía liberada del cuerpo, ha llevado durante la vida física, por lo que esta, está en condiciones de elevarse  a un Plano u otro de los que esotéricamente definimos como Plano Astral.

El objetivo final de dicha evolución es el Cielo  o, lo que mitológicamente se define como Gloria.

La diferencia entre el Mundo Físico y el Astral, estriba en que en el primero la evolución es fisioenergética  y en el Astral es energética, dependiendo del grado de pureza logrado por el Espíritu en el Plano Físico, que cuando este lo abandona, vaya o no directamente a la Gloria.

La diferencia que existe entre uno y otro Plano reside  en su frecuencia de oscilación. Los tres son Energía, pero con diferente grado de vibración, por tanto,  el nivel de manifestación  y la forma de expresarse son  diferentes.

Del correcto intercambio de Energía de un Plano a otro, depende el mantener un armonioso estado de salud, tanto a nivel físico como emocional y psíquico y, además, la posibilidad de conseguir un buen desarrollo espiritual.

Si bien el intercambio de energías se produce en ambos sentidos: Físico-Etéreo-Astral, el objetivo del proceso evolutivo de la persona, es transmutar el máximo posible de Energía a niveles de vibración altos y traspasarla al Cuerpo Astral, dejando el mínimo de energía indispensable para el mantenimiento de la vida en los Cuerpos Físico y Eterico.

Este traspaso  de energía de un Cuerpo a otro, es muy importante, tanto a nivel de salud como de enfermedad.

En caso de enfermedad en el Cuerpo Físico, podemos recibir  Energía de Alta Frecuencia vibratoria y de gran valor  energético del Cuerpo Astral, la que nos permitirá restablecer la salud a nivel físico. Si existen bloqueos en los canales de intercambio de Energía entre un Cuerpo y otro, o si tenemos poca Energía a nivel Astral, no hay la posibilidad de restablecer la salud, la enfermedad se hace crónica  y nuestro nivel de energía desciende considerablemente, impidiendo nuestro desarrollo físico, emocional y psíquico y, lo que es más importante, obstaculizando nuestro desarrollo espiritual.

Lo que pretenden algunas Técnicas como el Yoga, Meditación, Zen, etc., es  mantener un buen estado físico  que permita elevar el nivel  de vibración  y transmutar  Energía a Planos Superiores.

Es esto justamente  lo que yo hago cuando  necesito  o quiero hacer un Desplazamiento Mental. La técnica consiste  en provocar un estado de relajación-meditación  que me permita  elevar la frecuencia de vibración de mi propia Energía.

Una vez conseguido esto, intento transmitir el máximo de Energía a mi Cuerpo Astral  mediante diversas técnicas mentales que he ido exponiendo a todo lo largo de mis trabajos en este libro.

Cuando hayamos realizado esto estaremos en condiciones de  desplazarnos por el Plano Astral con nuestro propio Cuerpo Astral, dejando nuestro Cuerpo Físico  con un mínimo de Energía para el mantenimiento de nuestras funciones vitales. El Cuerpo Físico y el Astral continúan  unidos por una corriente de energía, pues caso contrario se produciría una situación de muerte física.

Continuare……..

Insertado por: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero)