Tengo hambre (c)

Maldita sea la miseria que vivo yo en mi ciudad,
malditos sean vuestros esfuerzos que no me dejan trabajar.
¿A donde tengo que ir yo mañana?, para intentar trabajar.
Las deudas a mi me agobian y yo ya no aguanto más.
¿O alguien a mí me ayuda?, o yo tendré que robar,
pues llevo casi tres años en el paro y trabajo no me dan.

Qué bien hablan los políticos, aunque nunca aclaran na,
a ellos yo les daría mi hambre y su libertad.
Vivo en un país del mundo, insolidario e irreal,
un país que a mí me da hambre a cambio de libertad.

Los míos ya están muy artos y ya no se aguantan más.
Como yo hay cinco millones y en mi barrio veinte mil o, ¿quizás algunos más?
Decidme, sabios políticos, ¿cuánto yo aun he de aguantar?,
para tener un hogar y que los míos coman pan.

Decidme, sabios políticos, ¿si vosotros cada día?,
disfrutáis en vuestro hogar, de tres platos de comida,
de tres camas, de una mesa, cuatro sillas y ganas de trabajar.

Tenedlo claro ineptos, o me ayudáis vosotros,
o yo os voy a agobiar, sentándome en vuestra puerta,
a ver si nos dais de cenar, a cuatro de mi familia y a cinco millones más.

Estas reflexiones las he escrito tras charlar hoy viernes al medio día, con un moreno que me pedía dos euros para comprarse un bocata.

Estaba al pie de un mercado municipal, en el centro de la ciudad donde vivo.
Entre otras muchas cosas me dijo: que su miseria era tan grande que carecía de medios para ayudar a su mujer y a sus dos hijos y que volver a Senegal, era un sueño imposible.

Autor: Elhiot Roures, (Elias Robles Ferrero), una persona que cree en la libertad y odia las injusticias. Tema procedente de mi libro registrado, “Buscando en mi Inmensidad”.

Anuncios

Soy indigente en la vida


Soy indigente en la vida, además de un caminante,
busco senderos y cosas, que a mí del frio me aparten.

Anoche yo no cene y hace días que tengo hambre.
Debajo un banco me acosté, entre forrajes y hojas secas,
además de unos papeles y unos trozos de cartón.

A cero grados estábamos y yo no aguantaba más,
por techo estaban las nubes y la madera estaba helada,
mi cuerpo ya era agonía y deseos yo tenía de morirme,
mientras la ciudad dormía.

Cien Estrellas yo conté y ninguna era la mía,
la luna no me arropaba y ni una voz yo sentía.

De repente yo flotaba, mi cuerpo ya no era mío,
era esa sensación tremenda, de impotencia y noche fría,
la que acabo con mis penas, la última noche de mi vida,
la de aquel parque sombrío, que a mí me quito la vida.

Hace unos días, paseando con mis dos perritos ex vagabundos, me encontré con una de esas personas durmiendo en un banco de una plaza, en la ciudad donde vivo.
Al llegar a mi casa escribí esta poesía e hice este comentario dirigido a nuestros representantes estatales: ¿Porque los que podéis

Autor: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero), un librepensador que ama la libertad, cree en las personas y odia las injusticias. Tema extraído de mi libro registrado: “Buscando en mi inmensidad”,