Al final, Dios ahí está.


Yo ahora sueño, que tú sueñas, porque cerca de mi éstas,
sueño que estamos muy lejos, perdidos en la Inmensidad,
noto tu brisa al moverte, porque capto que ahí estas,
observo, Allá, en el fondo, un gran Sendero Mental,
presiento que estas a mi lado y te noto caminar,

por ese hermoso Sendero que hasta Dios nos llevara.

Al fondo, que no es muy lejos, una inmensa Luz, ahí está,
son los destellos de Dios que nos ha venido a buscar.
Intuyo que es nuestro final pues capto una inmensa paz,
al saber, que allá en el fondo, Dios nos ha venido a buscar.

 

Lo importante durante la vida de una persona, no es tener experiencias, experimentar fantasías o cometer errores.

Si analizas tu vida, esta solo es eso: experiencias, fantasías y errores. Procura a todo lo largo de ella disfrutar de unas y otras, pero jamás repitas tus errores.

Para buscar a Dios, la vida te muestra diversidad de Caminos o Senderos. ¿Pero cuál de ellos he de escoger yo para llegar a Él?

¿Qué pasaría si al final de mi camino yo no he escogido el adecuado? ¿Puede haber alguien en esta vida, que le agrade acompañar a otro al “Más Allá”?

Autor: Elhiot Roures, (Elias Robles Ferrero), un agnóstico convencido que a través de los acontecimientos y las reacciones del Universo busca realidades mas  coherentes que las religiones, que fueron inventadas por el ser humano, para manipular y dominar a otros seres huma nos.

Textos extraídos de li libro registrado titulado:  “Buscando en mi inmensidad”.

Anuncios

Tengo hambre (c)

Maldita sea la miseria que vivo yo en mi ciudad,
malditos sean vuestros esfuerzos que no me dejan trabajar.
¿A donde tengo que ir yo mañana?, para intentar trabajar.
Las deudas a mi me agobian y yo ya no aguanto más.
¿O alguien a mí me ayuda?, o yo tendré que robar,
pues llevo casi tres años en el paro y trabajo no me dan.

Qué bien hablan los políticos, aunque nunca aclaran na,
a ellos yo les daría mi hambre y su libertad.
Vivo en un país del mundo, insolidario e irreal,
un país que a mí me da hambre a cambio de libertad.

Los míos ya están muy artos y ya no se aguantan más.
Como yo hay cinco millones y en mi barrio veinte mil o, ¿quizás algunos más?
Decidme, sabios políticos, ¿cuánto yo aun he de aguantar?,
para tener un hogar y que los míos coman pan.

Decidme, sabios políticos, ¿si vosotros cada día?,
disfrutáis en vuestro hogar, de tres platos de comida,
de tres camas, de una mesa, cuatro sillas y ganas de trabajar.

Tenedlo claro ineptos, o me ayudáis vosotros,
o yo os voy a agobiar, sentándome en vuestra puerta,
a ver si nos dais de cenar, a cuatro de mi familia y a cinco millones más.

Estas reflexiones las he escrito tras charlar hoy viernes al medio día, con un moreno que me pedía dos euros para comprarse un bocata.

Estaba al pie de un mercado municipal, en el centro de la ciudad donde vivo.
Entre otras muchas cosas me dijo: que su miseria era tan grande que carecía de medios para ayudar a su mujer y a sus dos hijos y que volver a Senegal, era un sueño imposible.

Autor: Elhiot Roures, (Elias Robles Ferrero), una persona que cree en la libertad y odia las injusticias. Tema procedente de mi libro registrado, “Buscando en mi Inmensidad”.

Soy indigente en la vida


Soy indigente en la vida, además de un caminante,
busco senderos y cosas, que a mí del frio me aparten.

Anoche yo no cene y hace días que tengo hambre.
Debajo un banco me acosté, entre forrajes y hojas secas,
además de unos papeles y unos trozos de cartón.

A cero grados estábamos y yo no aguantaba más,
por techo estaban las nubes y la madera estaba helada,
mi cuerpo ya era agonía y deseos yo tenía de morirme,
mientras la ciudad dormía.

Cien Estrellas yo conté y ninguna era la mía,
la luna no me arropaba y ni una voz yo sentía.

De repente yo flotaba, mi cuerpo ya no era mío,
era esa sensación tremenda, de impotencia y noche fría,
la que acabo con mis penas, la última noche de mi vida,
la de aquel parque sombrío, que a mí me quito la vida.

Hace unos días, paseando con mis dos perritos ex vagabundos, me encontré con una de esas personas durmiendo en un banco de una plaza, en la ciudad donde vivo.
Al llegar a mi casa escribí esta poesía e hice este comentario dirigido a nuestros representantes estatales: ¿Porque los que podéis

Autor: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero), un librepensador que ama la libertad, cree en las personas y odia las injusticias. Tema extraído de mi libro registrado: “Buscando en mi inmensidad”,

Un día yo miré tus ojos (C)

Un día miré tus ojos y su luz me deslumbró,
pues a pesar de ser bellos no llegué a su interior.
Si yo tuviera la fuerza y ese bello resplandor
que desprenden tus ojos cuando te los miro yo,
qué fuerte me sentiría al controlar su interior,
pues capaz sería de que vieras lo que a ti, te quiero yo,
la dulzura que siento y hasta esa rara sensación,
de cuando miro tus ojos y no llego a su interior.
Si tus ojos fueran el Sol yo quisiera ser la Tierra,
pues estaría ya siempre junto a ellos dando vueltas.
Hoy estoy meditando pues tu ausencia me atormenta,
pienso en esos dos ojos que embellecen tu cabeza,
qué bellos deben ser cuando tu mente es serena,
por eso, miré tus ojos y no poder ver me dio pena,
pues supe que estabas triste y que tenías problemas.
Si yo tuviera la fuerza y esa mirada serena,
que deben tener tus ojos cuando tú no tienes penas,
contigo yo compartiría el resto de mi existencia.

Se la dedico de corazón a todos los Pacientes y a todos los trabajadores sanitarios, administrativos y de mantenimiento  del  hospital Universitario de Can Ruti de Badalona, En Catalunya. (24.08.2017)

Autor: Elhiot Roures (Elías Robles Ferrero), un ciudadano del mundo que cree en las personas, ama la libertad y esta en contra de lo que es injusto ¿proceda de donde proceda?

A todas las victimas y heridos de las Ramblas de Catalunya y Cambrils (c)

Fue ese día maldito, en el que yo camine,

sin saber que el tiempo es tiempo, el que yo llegue a perder,

caminando por las Ramblas, la muerte me vino a ver.

Siniestro fue ese día , el que a mí no me dejo ver:

Mis proyectos, mi futuro, y mis ansias de envejecer,

en una hermosa Catalunya, a la que yo deseaba ver,

la que después de unos años y años, al fin yo retornaría a ver,

esa tierra siempre verde, la que a mí me vio de nacer.

Fue una  tarde siniestra, de ese triste atardecer,

la que acabo con mi vida, sin volverme a dejar ver:

Aquella, mi hermosa tierra, que un camicace maldito me sentencio a no ver.

¿No sé donde yo ahora me encuentro y a Dios no lo logro ver?

¿Será que Dios ya no existe o, que yo no lo sé ver?

Aún así, yo buscare, a ese Dios insolidario que no supo prever,

los errores de unos hombres que por manipular tiempo al tiempo,

acabaron con mi vida y con otros tantos, más de diez.

Rablas de Calaluya, que bajáis hacia el mar.

Miles de gentes os pisan y os intentan conquistar.

Aceptáis diversidad, ofrecéis hospitalidad.

Lográis que todos caminen, al mil idiomas hablar.

Todos intercambian sonrisas y gozan de inmensa paz.

De esto ya hacen unos días, que yo caminaba en paz.

Caminando por el centro de las Ramblas, sin pensar en nada más.

A mi lado iban personas, gozando su libertad.

Todas llevaban en mente, solamente pasear.

Once idiomas escuche ¿seguro que algunos más?

De repente oigo carreras y a mucha gente gritar,

pero yo no reacciono y la bestia a mi me logro atrapar.

Acabando con mi vida, con mis proyectos y hasta con mil cosas más.

Mi Alma de mi se libera y busca la inmensidad,

Buscando a esos Dioses que el hombre va a crear.

¿Dioses, que son injustos? y que permiten matar,

manipulando a la gente en contra de su libertad.

¿Dónde estoy que no te veo, por qué miro y tú no estás?

¿Tal vez tú nunca has existido o, quizás no existes ya?

¿Cuánto daría yo por verte o, saber en donde estas?

En mi mente no te encuentro y, junto a mi tú no estás.

¿Porque tu no me dejas verte? y me dejas disfrutar.

Al ver yo tu Alma limpia, ¿aunque sea en el Más Allá?

¿Será que no has existido, será que no existes ya?

¿Si tu a mi ahora me dices, donde escondido tu estas?

Yo empleare mi magia para junto a Ti yo estar,

y decirte que a tu lado ¿quiero estar mi Eternidad?

Abajo quedan los míos y miles de muchos más,

que claman de Ti justicia, protección y libertad,

en este miserable mundo, que dicen que Tu, una vez vas a crear.

Autor: Elhiot Roures (Elías Robles Ferero), un ciudadano del mundo que cree en las personas, ama la libertad y esta en contra de lo que es injusto ¿proceda de donde proceda?

Mi más profundo sentimiento de pesar a las víctimas, a sus familiares ya los heridos de tan cobarde atentado. Poema registrado en mi librl Mis vibraciones Mentales”.

Yo tengo un hermoso valle.

 

Yo tengo un hermoso valle, al fondo en el Más Allá.
Un lugar que en esta vida, yo me he logrado ganar.
Duro es el sendero, por el que Dios me hace andar.
Benditas sean mis fatigas, si al final Dios me le da.
A veces se me hace duro, a veces no aguanto más.
Pues Dios a mí, un carro me ha dado, para a gente transportar,
por un sendero cuesta arriba, que no se cómo aguantar,
pues subidos en él van gentes cargadas de carga van,
que no me quieren ayudar a tirar de mi carro, para a nuestro destino llegar,
ligeros todos de mente, para con Dios dialogar.
A veces lo soltaría, pues yo ya no aguanto más.
Al fondo veo una Luz, y eso me ayuda a tirar,
de ese carro maldito, que lleno de gente va,
gentes que están mejor que yo y que no quieren tirar.
De pronto cierro mis ojos y mi mente se va,
se va hacia esa Luz y al fondo mi valle esta.

Dedico estas sensaciones mías, a esos miles de millones de seres humanos que
como yo van tirando del carro de su vida, al que se suben multitud de gente, que
es incapaz de ver a la persona que les transporta, sin además preocuparles para
nada, si verdaderamente esta persona es capaz de tirar del carro en el que ellos
tan cómodamente se desplazan por dicho sendero, me refiero al “SENDERO
DE LA VIDA”. Sean para esos miles de millones de seres humanos, me refiero a los que tiran del carro, mi admiración, mi respeto y mis deseos de que si después de esta vida hay ¿Algo?, encontrármelos en ese ¿Algo?, y vivir con ellos Eternamente, en Paz y Armonía. Si alguna vez, tú ves que vas tirando de tu carro y ya no puedes más, llámame mentalmente, yo bajare a ayudarte y al final de tu camino, ambos retornaremos juntos a mi hermoso valle en “El Más Allá”.
Yo te prometo que si en esos instantes, yo ya estoy en mi valle, te vendré a ayudar a tirar de tu carro y después si lo deseas, te llevare conmigo a él.
Autor: Elhiot Roures (Elías Robles Ferrero), un ciudadano del mundo que cree en las personas, ama la libertad y esta en contra de lo que es injusto ¿?proceda de donde proceda?

Anoche soñé contigo.


Anoche soñé contigo, qué bella noche pasé
al soñar con tu presencia, pues de ti me enamoré.
Al despertar de mi sueño tu presencia yo añoré,
pues no he borrado de mi mente,
los sueños que tú y yo anoche tuvimos que padecer.
Soñé que estábamos juntos en un lugar que no sé.
Soñé que tú me querías y que me volverías a ver.
Aún recuerdo esos besos, que me hacen estremecer,
al pensar que cada noche tú podrías volver a ser,
ese Ser que en mis sueños se va a volver a meter,
y así tenerte en mis brazos gozando de ese placer,
que a cualquier hombre le da, que te quiera una mujer.
Por eso anoche soñé, y hoy lo volveré a hacer.

Estas Sensaciones “Anoche soñé contigo”, se las escribí a una Señora muy
mayor que siempre había sido muy romántica. En esos momentos viuda se me
quejaba de que se había casado con un hombre muy trabajador y muy bueno,
pero todo lo contrario a ella.
Ella era diabética, tenía cáncer, no tenía hijos y su familia vivía en
Argentina. A mi lo que más me agradaba de ella, es que siempre que me veía me
decía: “hola mi niño”, ¿Cómo estás?, ¿me dejas ver tus manos? Uno de sus
últimos días, ella me pidió que le escribiese para ella, una sensación romántica y
esto es lo que me salió. Hoy es difunta. Si viviese tendría unos ochenta y siete
años. Sean para ella mi recuerdo y mi cariño.
Autor: Elhiot Roures (Elías Robles Ferero), un ciudadano del mundo que cree en las personas, ama la libertad y esta en contra de lo que es injusto ¿proceda de donde proceda?