Tengo yo, siete cabras ®.

Soy pastor de siete cabras y de veinte ovejas más,

solo vivo en la montaña inmerso en mi soledad,

de día con mi rebaño yo camino y ellas pastan,

las horas se van pasando hasta a la noche llegar,

entonces de una en una las intento de ordeñar.

Veinte litros he sacado y mis manos no pueden más,

mis pies están muy cansados, mi espalda esta quebrá.

Antes de ser yo cabrero, vivía en mi ciudad,

tenía una hermosa tienda con hierbas y alimentos,

que cultivaba en mi huerto y vendía y en libertad.

Como era de esperar, llego la crisis a espuertas y yo tuve que cerrar,

el piso me lo quitaron pues no lo pude pagar,

mi mujer y mis tres hijos, con mis suegros están,

Yo gano ochocientos euros, los que a mi mujer van,

para que tranquilos vivan en su selva, la ciudad.

Hay días que yo paso hambre, pues la leche me hace mal,

por ser yo no soy feliz, pues no dejo de pensar:

¿qué harán ahora los míos?, ¿cuánto tendrán que aguantar?,

para que acabe esa crisis que no se hacia dónde va,

pues dos años han pasado y esto no acaba ya.

Tontos son los que la crearon, pues a otros bien les va,

especulando avaricia, sin pensar en los demás,

por eso yo soy pastor y aquí tengo que aguantar,

con mis miserias, con mis dolores de pies y cuatro o cientos de cosas más.

Mi comentario: Como esta persona, en Barcelona, Catalunya, España y ¿por qué no?, en la Unión Europea, hay más personas con problemas económicos, que habitantes tiene España.

Desde mi punto de vista la crisis es un invento práctico y necesario para determinados colectivos impotentes e inoperantes, pero que siempre acaban pagando sus consecuencias, las personas con menos recursos y posibilidades económicas, que ¿intuyo?, que como anteriormente decía me he quedado corto: en nuestra prepotente Unión Europea, rondan los sesenta millones. ¿Si alguien piensa lo contrario y, ¿ puede?, le invito a hacer una tutoría de cada país de la UE. Si lo hace puede que se sorprenda al observar que la cifra que comento supera con creces esa cantidad de personas en apuros, eso si, ante la pasividad e  inoperancia y falta de ideas, del conjunto de nuestros dirigentes Europeos.

Autor: Eliot Roures, Elias Robles Ferrero, Anciano sabio, librepensador agnóstico y activista solidario de 1962 al 2019. Tengo 72 años y 10 meses.

 

Yo llegué en una Patera ®.

Fue una hermosa mañana que yo estaba junto al mar,

al lado había una patera y treinta personas más,

con mil sueños en mi mente y con ganas de embarcar,

mirando en la inmensidad con ideas de encontrar,

la ruta que a mi me lleve a lograr mi libertad.

Atrás dejo a mi familia, a mi aldea y a los demás,

todos ellos de mi esperan que yo les pueda ayudar,

cuando salvando peligros yo llegue a otras costas del mar,

buscando en ellas cobijo, trabajo y libertad.

Tres veces ya lo he intentado y me he logrado salvar,

¿que pasara esta vez si yo no logro llegar?,

¿qué va a ser de los míos si yo no les llevo pan?

¿Cuántas cosas de mi vida van a morir, si yo no logro llegar?,

por eso, yo estoy seguro que esta vez sí que lo voy a lograr,

pues mi familia me piden comida para aguantar,

las miserias que ellos viven, en mi tierra y mi lugar,

por eso dejo mi tierra y busco mi libertad.

Sea mi apoyo moral, mi admiración y mi profundo respeto, para esos cientos de miles de millones de seres humanos, que por sus ideas o sus necesidades económicas, se ven obligados a desplazarse arriesgando su vida, a otros lugares del planeta en condiciones, la mayoría de veces infrahumanas.

Autor: Elhiot Roures, Elias Robles Ferrero, Anciano sabio, librepensador agnóstico y activista solidario de 1962 al 2019. Tengo 72 años y 10 meses.

 

Ser madre es muy hermoso ®.

Hay un placer en la vida que ennoblece a una mujer,
aunque conseguirlo a veces, le haga padecer,
es traer un ser al mundo, nutrirlo y verlo crecer.

Cuando Dios creó el mundo se acordó de la mujer,
y le dio el privilegio de hacerla cómplice de Él:

A tí mujer yo te doy la facultad y el poder
de crear en tus entrañas el deseo de nacer,

la sensación de vivir, y hasta ese noble envejecer,
de ese ser que en tus entrañas está intentando nacer

Ser madre es lo más hermoso que desea una mujer,
qué ternura se ve en ambos y que gratificante es
cuando éste la sonríe y ella lo ve.

Tener hijos y entenderlos no todas lo saben hacer,
aunque para quererlos y amarlos sólo madre tú has de ser,
la madre siempre recuerda y vive pendiente de él,
a veces por su cariño no lo dejaría crecer,
para tenerlo en sus brazos y disfrutar junto a él
de esa hermosa inocencia que se pierde al crecer.

Dedico estas sensaciones mías, a todas las Madres del Mundo y al resto de Mujeres, aunque aún no lo sean. Pienso que ser madre es un hermoso Don que la Naturaleza les ha dado a las mujeres.

Sean para todas ellas, las que lo son, las que aun no lo han sido y para las que no pueden serlo, mi cariño, mi admiración y mi respeto.

Autor: Eliot Roures, Elias Robles Ferrero, Anciano sabio, librepensador agnóstico y activista solidario de 1962 al 2019. Tengo 72 años y 10 meses.

 

 Odio, rabia y ceguera.

Odio, rabia y ceguera de los que pueblan la Tierra.

Odio, porque todos buscan seguridad con  fronteras.

! Tierra maldita, que llevas, tu odio como bandera!

Diles a tus Dirigentes, que se dejen de quimeras,

que se estrujen el cerebro y que luchen sin ceguera,

que en la Tierra aún hay hambre, injusticias y miserias.

Si yo fuese un gran  Mago, haría mil cosas para darles la vuelta,

daría riqueza a los pobres,  y a los ricos las  miserias,

de esta Sociedad hipócrita, que convive aquí en la Tierra.

 

Hoy me he encontrado a una persona de otro lugar del Planeta.  No tenía trabajo, tenía hambre, solo me pidió un  euro, yo le di más. El me contó un montón de cosas sobre sus miserias aquí y antes en su País de origen.

Recuerdo que  en uno de esos momentos le dije que yo era un  humilde poeta, que escribiría algo sobre las conclusiones de nuestra conversación y que con mis medios y mis recursos lo pondría en mi microscópica ventana al Mundo (este libro).

También yo le dije que cada uno es de donde esta, al margen de donde haya nacido.

Recuerdo que comentamos sobre las tres miserias más importantes que no debería padecer un ser humano: La soledad, el abandono, y la pobreza extrema tanto mental como física.

Soledad: Una persona en determinadas fases y  a veces a todo lo largo de su vida, posiblemente, este rodeado de varias o de multitud de personas y  ser totalmente invisible para ellas.

Abandono: A veces los seres humanos somos tan territoriales, tan indiferentes y tan egoístas, que mientras en casa no falte lo necesario, ¿qué más da si el vecino no tiene ese privilegio?

Pobreza mental y física extremas:

Mental: Porque esta situación genera a quien la padece terribles sensaciones de impotencia ante la pasividad ajena, tanto de proximidad, como social.

Física: Porque con los recursos disponibles, en cada instante, esta persona se ve incapaz de afrontar esos problemas que cada día, desde que el Sol surge en el horizonte, hasta que desaparece al anochecer, le van surgiendo.

El titubeo y  me soltó una sonrisa cariñosa, pero bastante irónica  y  me dijo: ¿Qué pena que en  este País  seáis tan pocos los que así pensáis?, yo le respondí,…  que yo también en su momento fui emigrante,… el solo me dijo: ahora te entiendo amigo y se fue.

Unos días después, charlando con una Asistenta Social, esta me comentaba, que en España, sin ir más lejos, el cincuenta y cinco por ciento de sus habitantes,  padecen todas o algunas de estas tres miserias humanas.

Autor: Elhiot Roures, texto extraído de mi libro registrado  en el Registro de la Propiedad Intelectual a nivel universal. titulado: “Buscando en mi Inmensidad”.

El 17 de Agosto 2017, harán 2 años.

A todas las victimas y heridos de las Ramblas de Catalunya y Cambrils.

 

Fue ese día maldito, en el que yo camine.

sin saber que el tiempo es tiempo,

el que yo llegue a perder, caminando por las Ramblas,

la muerte me vino a ver. Siniestro fue ese día ,  el que a mí no me dejo ver:

Mis proyectos, mi futuro, y mis ansias de envejecer,

en una hermosa Catalunya, a la que yo deseaba ver,

la que después de unos años y años, al fin yo retornaría a ver,

esa tierra siempre verde, la que a mí me vio de nacer.

Fue una día tarde siniestra, de ese triste atardecer,

la que acabo con mi vida, sin volverme a dejar ver:

Aquella, mi hermosa tierra, que un camicace maldito me sentencio a no ver.

¿No sé donde yo ahora me encuentro y a Dios no lo logro ver?

¿Será que Dios ya no existe o, que yo no lo sé ver?

Aún así, yo buscare, a ese Dios in solidario que no supo prever,

los errores de unos hombres que por manipular tiempo al tiempo,

acabaron con mi vida y con otros tantos, más de diez.

Rablas de Calaluya, que bajáis hacia el mar.

Miles de gentes os pisan y os intentan conquistar.

Aceptáis diversidad, ofrecéis hospitalidad.

Lográis que todos caminen, al mil idiomas hablar.

Todos intercambian sonrisas y gozan de inmensa paz.

De esto ya hacen unos días, que yo caminaba en paz.

Caminando por el centro de las Ramblas, sin pensar en nada más.

A mi lado iban personas, gozando su libertad.

Todas llevaban en mente, solamente pasear.

Once idiomas escuche ¿seguro que algunos más?

De repente oigo carreras y a mucha gente gritar,

pero yo no reacciono y la bestia a mi me logro atrapar.

Acabando con mi vida, con mis proyectos y hasta con mil cosas más.

Mi Alma de mi se libera y busca la inmensidad,

buscando a esos Dioses que el hombre va a crear,

¿Dioses, que son injustos? y que permiten matar,

manipulando a la gente en contra de su libertad.

¿Dónde estoy que no te veo, por qué miro y tú no estás?

¿Tal vez tú nunca has existido o, quizás no existes ya?

¿Cuánto daría yo por verte o, saber en donde estas?

En mi mente no te encuentro y, junto a mi tú no estás.

¿Porque tu no me dejas verte? y me dejas disfrutar.

Al ver yo tu Alma limpia, aunque sea en el Más Allá?

¿Será que no has existido, será que no existes ya?

¿Si tu a mi ahora me dices, donde escondido tu estas?

Yo empleare mi magia para junto a Ti yo estar,

y decirte que a tu lado ¿ quiero estar mi Eternidad?

Abajo quedan los míos y miles de muchos más,

que claman de Ti justicia, protección y libertad,

en este miserable mundo, que dicen que Tu, una vez vas a crear.

Autor: Elhiot Roures (Elías Robles Ferrero), un ciudadano del mundo que cree en las personas, ama la libertad y esta en contra de lo que es injusto ¿proceda de donde proceda?

Mi más profundo sentimiento de pesar a los familiares de todas  las víctimas y a  todos los heridos, en su tercer aniversario, de tan in-solidario e incoherente acto terrorista.

Esta poesia fue enviada al Departament de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, para ser enviada a los familiares de las victimas y a los heridos, de tan terrible barbarie.  A primeros de setiembre del 2016, el Honorable President de la Generalitat, Honorable President Carles Puigdemont, me dio las gracias personalmente.

Hace noches que yo sueño.

Hace noches que yo sueño, sueño que en mí tú ahora piensas,

cierro mis ojos y miro, la oscuridad es inmensa,

sigo por esta oscuridad profunda y no veo su frontera.

Mis ánimos se hunden por mi tremenda ceguera.

Odio, rabia e impotencia, son todas mis consecuencias.

De repente, el Infinito, me muestra una luz inmensa.

Algo vibra dentro de mí: ¿qué será y  a dónde lleva?

Caminando mentalmente, llego yo a esa luz tan inmensa.

Algo dentro de mí me dice: ¡Detente!, párate y no te pierdas,

si te adentras dentro de ella, nunca volverás a verla,

esa luz, es tu muerte, y al otro lado te espera,

otra Energía más fuerte, qué la tuya, allí, en la Tierra.

Vuelve a abrir los ojos y respira lo que puedas,

pues nadie merece a nadie, si tú en ella ya no piensas.

Esta pequeña sensación, la escribí pensando en una persona ficticia, que no existe. Me apetecía escribir y,  eso es lo que me  ha surgido.

A veces los sueños ficticios en lugar de crear sensaciones positivas en la mente de una persona, lo que hacen es crear sensaciones de angustia y añoranza.

Mi problema es que mi espíritu necesita poco para evadirse a otras posibilidades mentales y esto no siempre es bueno, pues cuando tú vuelves a tu realidad física la realidad puede ser tan diferente que en lugar de encontrar paz interior, lo que logras es zozobra, como a mí me ha pasado con estas sensaciones que te acabo de narrar:

                                                               “Hace noches que yo sueño”

Autor: Elias Robles Ferrero, texto extraído de mi libro registrado intelectualmente a nivel universal ” Buscando en  mi Inmensidad”.Reservados todos los derechos®

Soy Indigente en la Vida.

Soy indigente en la vida, además de un caminante,

busco senderos y cosas, que a mí del frió me aparten.

Anoche yo no cene y hace días que tengo hambre.

Debajo un banco me acosté, entre  forrajes y hojas secas,

además de unos  papeles y unos trozos de cartón.

A cero grados estábamos y yo no aguantaba más,

por techo estaban las nubes y la madera estaba helada,

mi cuerpo ya  era agonía y deseos yo tenía de morirme,

mientras la ciudad dormía.

Cien Estrellas yo conté y ninguna era la mía,

la luna no me arropaba y ni una voz  yo sentía.

De repente yo flotaba, mi cuerpo ya no era mío,

era esa sensación tremenda, de impotencia y noche fría,

la que acabo con mis penas, la última noche de mi vida,

la de aquel parque sombrío, que a mí me quito la vida.

Hace unos días, paseando con mis dos perritos ex vagabundos, me encontré con una de esas personas durmiendo en un banco de una plaza, en la ciudad donde vivo.

Al llegar a mi casa escribí esta poesía  e hice este comentario dirigido a  nuestros representantes estatales: ¿Porque los que podéis no hacéis nada?,   me refiero a vosotros, los político y los que tenéis medios:

¿Si  es que Dios existe y es justo?,  podéis estar seguros,  que vosotros no llegareis a la Gloria,  y como todos los humanos,  después de vuestra muerte, con el tiempo, vosotros  también formareis parte de la Eterna Noche del Olvido.

Es curioso pensar que mientras nosotros hacemos una, dos o tres comidas al día, otros en otros lugares, se ven incapaces de saber lo que han de hacer o a dónde dirigirse para que lo que la Constitución Española les otorga como un derecho ellos se puedan beneficiar sin tener como horizonte, la soledad, la miseria, el hambre y como final una terrible y solitaria muerte.

Autor: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero), Texto extraído de mi libro solidario registrado a nivel Universal: ” Buscando en mi Inmensidad”.