Odio, rabia y ceguera.

Odio, rabia y ceguera de los que pueblan la Tierra.

Odio, porque todos buscan seguridad con fronteras.

! Tierra maldita, que llevas, tu odio como bandera!

Diles a tus Dirigentes, que se dejen de quimeras,
que se estrujen el cerebro y que luchen sin ceguera,
que en la Tierra aún hay hambre, injusticias y miserias.

Si yo fuese un gran Mago, haría mil cosas para darles la vuelta,daría riqueza a los pobres, y a los ricos las miserias,
de esta Sociedad hipócrita, que convive aquí en la Tierra.

Hoy me he encontrado a una persona de otro lugar del Planeta. No tenía trabajo, tenía hambre, solo me pidió un euro, yo le di más. El me contó un montón de cosas sobre sus miserias aquí y antes en su País de origen.
Recuerdo que en uno de esos momentos le dije que yo era un humilde poeta, que escribiría algo sobre las conclusiones de nuestra conversación y que con mis medios y mis recursos lo pondría en mi microscópica ventana al Mundo (este libro).
También yo le dije que cada uno es de donde esta, al margen de donde haya nacido.
Recuerdo que comentamos sobre las tres miserias más importantes que no debería padecer un ser humano: La soledad, el abandono, y la pobreza extrema tanto mental como física.
Soledad: Una persona en determinadas fases y a veces a todo lo largo de su vida, posiblemente, este rodeado de varias o de multitud de personas y ser totalmente invisible para ellas.
Abandono: A veces los seres humanos somos tan territoriales, tan indiferentes y tan egoístas, que mientras en casa no falte lo necesario, ¿qué más da si el vecino no tiene ese privilegio?

Pobreza mental y física extremas:

Mental: Porque esta situación genera a quien la padece terribles sensaciones de impotencia ante la pasividad ajena, tanto de proximidad, como social.

Física: Porque con los recursos disponibles, en cada instante, esta persona se ve incapaz de afrontar esos problemas que cada día, desde que el Sol surge en el horizonte, hasta que desaparece al anochecer, le van surgiendo.

El titubeo y me soltó una sonrisa cariñosa, pero bastante irónica y me dijo: ¿Qué pena que en este País seáis tan pocos los que así pensáis?, yo le respondí,… que yo también en su momento fui emigrante,… el solo me dijo: ahora te entiendo amigo y se fue.

Unos días después, charlando con una Asistenta Social, esta me comentaba, que en España, sin ir más lejos, el cincuenta y cinco por ciento de sus habitantes, padecen todas o algunas de estas tres miserias humanas.

Autor: Elías Robles, librepensador agnóstico, alquimista mental, anciano sabio, que aun cree en las posibilidades de la raza humana y en compartimiento de la libertad y las riquezas colectivas entre los setes humanos.

 

Deixa un comentari. Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s