Mis dieciocho Senderos Mentales.

Las diversas tradiciones religiosas nos enseñan que el ser humano es algo más que el cuerpo físico, que todos conocemos. Incluso nos hablan de otros planos o niveles de existencia.

Abraham, Moisés, Buda, Jesús, Mahoma y otros grandes personajes de la historia de la humanidad no encontraron su auténtica sabiduría (la que les hizo destacar sobre los demás) en los libros, sino que la consiguieron tras relajadas sesiones  de profunda meditación.

Ellos fueron capaces de entender que la verdadera filosofía no se ha de encontrar en el exterior sino que la poseemos, y de eso no hay duda, en nuestro propio “Mundo Interior”.

Cuando muchas de estas filosofías daban normas higiénicas, dietéticas y respiratorias con la idea de mejorar la “Fuerza Vital”, ya intuían lo que hoy se admite sobre la posibilidad de modificar la bioquímica interna de nuestro  organismo  con técnicas de tipo yóguico sin el consumo de fármacos.

Todos estos caminos, reflejan la búsqueda en la que la inmensa mayoría de los seres humanos nos comprometemos, y en los que hasta intentamos y conseguimos, a veces, hallar refugio; lo que de alguna manera justifica también nuestra forma de ser o existir.

Mi idea  al escribir “Mis dieciocho Senderos Mentales”, es  intentar introducir algunas de estas enseñanzas con mis experiencias en este libro.

Estas y otras experiencias siempre han formado parte de los más importantes objetivos de mi vida: aprender y entender el máximo de cosas de esa maravillosa  universidad de la vida.

En ella siempre he intentado aprender a escuchar, comprender y respetar, y siempre que las circunstancias me lo han permitido, a poner en práctica lo poco o lo mucho que en cada instante, la vida me ha aportado, es por eso que, me agradaría que leas con paciencia y reflexión mis trabajos.

Tal vez, mis manifestaciones y estos conocimientos expresados, la mayoría de veces, te pueden resultar incoherentes e incluso incomprensibles y físicamente irrealizables, pero lo que sí es cierto, es que existen y por esta razón  merecen la pena sino a ser investigados, al menos ser leídos y estudiados.

Autor: Elias Robles, librepensador agnóstico y alquimista mental, además de anciano sabio.  Texto extraído de mi libro registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual a nivel Universal. “Mis dieciocho Senderos Mentales”.

 

Les meves Reflexións Socials.

001.- “Els que sofreixen la misèria en les seves carns, no són miserables: Són les autèntiques víctimes. Els que activa o passivament la permeten, aquests són uns inepts i els autèntics “miserables”.

002.- “Quan una persona té unes idees, que són i les sent seves i per por o, prudència no les  transmet, és perquè en el fons aquestes idees no li pertanyen”.

003.- “L’autèntica veritat té diversos camins i tot dependrà a cada moment de la persona que en aquests instants la transmeti” i segons a qui l’hi manifesti?

004.- “Jo mentalment em sento lliure, però físicament sóc esclau de la meva impotència en el meu propi entorn”.

005.- “Catalunya, solament va a poder ser plenament lliure, quan totes les persones que visquin en ella, mental i físicament, la sentin com a seva i solidàriament compleixin amb els seus drets i obligacions com a ciutadans lliures”.

006.- “Els meus enemics no són els que escolten les meves reflexions i les valoren o, no les accepten, els meus enemics són els que no els interessa el que sento, la qual cosa pinso o, la qual cosa dic”.

007.- “La llibertat, la invento l’ésser humà, la va escriure, lluito per ella, però encara genèricament, no sap com aplicar-la”.

008.- “Els problemes, per moltes voltes que tu els donis, estan aquí i no canviaran, només si tù canviés el teu estat anímic,  si els acceptes i intentes la seva solució”.

009.- “L’important en la vida d’una persona hauria de ser, pensar, transmetre i buscar les respostes al transmès, encara que no sigui coincident”.

010.- “La misèria, com un pantà té els seus límits de capacitat, si el plenes sobre el seu límit, aquest rebenta i ho arrasa tot al seu pas”.

Autor d’aquestes reflexions procedents d’un dels meus llibres registrats “Els meus Critiques Socials”: Elias Robles Ferrero, lliure pensador, agnòstic i alquimista mental.

El Pen Shao de Li Ts´Teng.

El Pen Shao de Li Ts´Teng, 2500 años antes de Cristo, hace referencia a cerca de 1.100 vegetales repartidos en 68 especies y cita más de 8.000 recetas o formulas.

Los médicos Chinos empezaron a obtener droga 3.000 años antes que los Occidentales, y aunque carecían de elementos técnicos  y científicos que hoy hacen  posible a sus colegas de Occidente  la obtención rápida  y relativamente fácil de fármacos , no por ello dejaban de ser conscientes y rigurosos en sus trabajos en primitiva investigación, y como ha sido el caso también en Occidente, procedieron a recopilar un inventario farmacoterapéutico en base a los éxitos comprobados en el tratamiento de numerosas enfermedades.

Los remedios Chinos procedían  de la Naturaleza, de las plantas y animales, estos últimos fácilmente asequibles a los médicos del pasado, los cuales no disponían de medios  que les permitieran efectuar complicadas extracciones de laboratorio, así los ingredientes de sus prescripciones, no han sido nunca tan refinados  o puros como los usados en Occidente.

Los Herbóterapeutas Chinos usan en cada una de sus mezclas muchos más ingredientes que los médicos Occidentales, prescriben sus drogas en base  a postulados  completamente diferentes, valiéndose  de formulas y reglas tan ajenas a la Medicina Occidental como la teoría China del Universo y en la aceptación total de que: “Todo trastorno en el equilibrio ying-yang es causa de enfermedad”. “Todo se halla en todo”, dice un aforismo Chino, si el Universo esta sometido a la Ley del Equilibrio, el hombre al formar parte integrante del Cosmos, lo mismo que todo ser vivo, deberá sufrir las mismas Leyes, pues está claro que, recibe la Energía Fundamental, bajo sus dos formas manifiestas: del Cosmos una energía-psi-partícula del Yang; de la Tierra una energía telúrica-psi-partícula del Ying.

Como en el caso de los tratamientos de Acupuntura, los remedios Chinos a base de hierbas son específicos  para cada paciente. Los médicos que practican la Acupuntura, como la Herboterapía se sirven del diagnostico de los “pulsos”  para con ello decidir ingredientes que devolverán la estabilidad a la dualidad: Ying-Yang.

 A diferencia de las drogas de uso en Occidente, que por lo general  han sido combinadas previamente y se encuentran listas  para su uso; La mayoría de los  compuestos Chinos  han de ser preparados en cada ocasión, algunos llegan a contener  hasta treinta o más ingredientes, mientras que otros solo dos o tres.

El medicamento más natural y más popular en China  es el “Ginseng”  que procede de una planta  de forma semejante a la estructura humana y cuya traducción del chino  significa: “Raíz-Hombre”.

Algunos médicos Chinos, al igual que algunos de sus colegas Europeos creían que la forma de una planta  influía en sus poderes curativos, así  pues, la que fuese semejante  a un corazón demostraría ser un eficaz cardiotonico, de ser la apariencia  reniforme, serian los riñones los beneficiados.

La raíz de Ginseng, por  consiguiente, tenía  que mostrarse eficaz  para la curación de muchos males del hombre.

La raíz de Ginseng ha sido utilizada en China para  curar la anemia, depresiones, asma, resfriados, afecciones oculares, fatiga, ataques de corazón, dolores de cabeza, indigestión, impotencia, nauseas, reumatismo, frigidez, languidez, vértigo, trastornos emocionales, etc.

La lista de enfermedades susceptible a esta maravillosa raíz, es prácticamente interminable y no solo son los Chinos quienes tanto respeto muestran  por la Raíz-Hombre;  Que se vende en farmacias  y establecimientos dietéticos Europeos y Americanos y se cuentan por millones  los Occidentales  que consumen las distintas variedades de manipulaciones de esta raíz.

El Ginseng cultivado en Corea  puede ser comprado en Europa, en el Canadá y en los Estados Unidos  en forma de cápsulas, mezclado con miel  y como licor.

El extracto puro  se suele vender a unos 200 dólares la libra, lo que hace a esta  planta, una de las más caras del Mundo. También la usan los médicos, aunque de forma diferente, lo prescriben  en concentraciones diversas como sedante, relajante, analgésico, mezclado con la raíz de una leguminosa denominada: <Astrágalos>  siendo ingerida  antes de comer para facilitar la digestión. Combinado con miel y canela   estimula la circulación de la sangre.  Hervido con hojas de bambú es un tranquilizante suave.

Los Herbolarios Chinos  no dejan de añadirlo en muchas de sus numerosas preparaciones,  si bien no reivindican  para él todos los milagros  que se le atribuyen.

Dada la popularidad del Ginseng, los clínicos Occidentales han analizado  sus componentes, entre los  que se cuentan entre otros: una resina almidón, taninos, amargantes, y saponinas. Estas sustancias  pertenecientes al grupo de los glucósidos, en la terapia Accidental se indican para el tratamiento  de la presión sanguínea elevada.

La relación entre esta planta  y el insomnio, la tensión, los problemas digestivos y la hiperactividad son bien conocidos. Así, los chinos  concuerdan  extraordinariamente  con los farmacólogos de Occidente  al agregar el Ginseng a muchas de sus recetas, corroborando la realidad de los hechos, sea en la medicina China o en la Occidental. Esto supera a la fantasía de charlatanes y curanderos.

Este trabajo lo inserto: profesor Saile Selbor, persona jubilada, experta en botánica medicinal.