Ser madre es muy hermoso.

Hay un placer en la vida que ennoblece a una mujer, aunque conseguirlo a veces, le haga padecer, es traer un ser al mundo, nutrirlo y verlo crecer.

Cuando Dios creó el mundo se acordó de la mujer, y le dio el privilegio de hacerla cómplice de Él:
A tí mujer yo te doy la facultad y el poder de crear en tus entrañas el deseo de nacer,
la sensación de vivir, y hasta ese noble envejecer,
de ese ser que en tus entrañas está intentando nacer.

Ser madre es lo más hermoso que desea una mujer,
qué ternura se ve en ambos y que gratificante es cuando éste la sonríe y ella lo ve.

Tener hijos y entenderlos no todas lo saben hacer
aunque para quererlos y amarlos sólo madre tú has de ser,
la madre siempre recuerda y vive pendiente de él,
a veces por su cariño no lo dejaría crecer,
para tenerlo en sus brazos y disfrutar junto a él
de esa hermosa inocencia que se pierde al crecer.

Dedico estas sensaciones mías, a todas las Madres del Mundo y al resto de Mujeres, aunque aún no lo sean.

Pienso que ser madre es un hermoso Don que la Naturaleza les ha dado a las mujeres.
Sean para todas ellas, las que lo son, las que aun no lo han sido y para las que no pueden serlo, mi cariño, mi admiración y mi respeto.

Autor: Elias Robles (Elhiot Roures) pseudonimo literario, un ciudadano del mundop que cree en la justicia, ama la libertad de los hombres y de los pueblos, alquimista literario y  agnóstico.