Els objectius només s’aconsegueixen amb el diàleg.

Els objectius només s’aconsegueixen amb el diàleg, l’astúcia, la paciència activa i el suport de les masses coincidents. Sempre ha estat així en la història d’Europa i d’altres continents, excepte escasses situacions. Les guerres són nècies.

Autor: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero)

Anuncios

Un chorizo ibérico.

Ayer charlando con otro colega de 73 años,en un parque publico del centro de mi ciudad,este me pregunto que diferencia había de un chorizo ibérico a otro porcino. Yo respondí,el porcino procede del cerdo y el ibérico se hace a si mismo. el primero es sabroso y el segundo te roba.

Autor: Elhiot Roures (Elias Robles Ferrero)

La historia, pasara cuentas.

La historia, pasara cuentas a aquellos que por unas cosas u otras, se han olvidado de los indigentes, de las familias sin recursos, de las personas en paro, de los 15 millones de personas que son incapaces de llegar a fin de mes y de los pensionistas que en 2018, lo pasan muy mal

Autor: Elhiot Roures, (Elias Robles Ferrero)

La Energía mas fuerte de Universo.

A continuación voy a ofreceros uno de mis 18 Senderos Mentales, extraído de mi libro titulado ” Mis Nueve Senderos Mentales (primera edición)”, que intuyo que cuando investigando de forma agnóstica mental,  lo descubrí y lo redacte, ¿Algo? en mi interior me decía: “No lo publiques, te puede crear problemas”.

  • La Leyenda de Akhineht (primera parte)

Dice una poco difundida leyenda hermética que, hace miles de millones de años, unos cuantos bastantes, nuestro actual Universo no era lo que es. Estaba constituido por  una especie de inmensa pecera rectangular en cuyo interior funcionaba una estructura físico-energética bien organizada.

En el interior, había un inmenso y descomunal planeta, alrededor del cual giraban siete maravillosas Estrellas.

Estas y el planeta, a su vez, lo hacían alrededor de otra Estrella cuyo volumen y fuerza era millones de veces superior al conjunto del planeta y las siete Estrellas.

Dicho planeta estaba habitado por miles de miles de millones de pequeñas Energías que eran regidas por las siete Estrellas o Energías Superiores. Todas a su vez dependían de la Energía Superior o Estrella-matriz, a la que se la podría definir como “Concepto Dios”.

La vida de estos seres era eterna. Su desgaste energético era directamente absorbido por cualquiera de las siete Estrellas:

La primera Estrella poseía la fuerza.

La segunda la sabiduría.

La tercera la información.

La cuarta la coordinación.

La quinta el poder.

La sexta la materia.

Esta última era la responsable de crear medios para que dicho Planeta, las pequeñas energías y las siete Estrellas estuviesen en cada momento en perfecto equilibrio con la Energía Superior o Fuerza Universal y Cósmica.

Por último, la  séptima, era una  Estrella pasiva, aunque tenía una misión muy importante: tener informada a la Estrella Superior de cualquier anomalía que surgiese si esta ponía en peligro el equilibrio o armonía de todo el conjunto.

Vivir en aquel lugar resultaba maravilloso: no existían formas físicas, carecían de necesidades biológicas, no conocían el sexo, lo compartían todo, sabían lo que era amor, disfrutaban de la amistad, eran inmensamente leales, todos se consideraban iguales y a la vez diferentes. Eran profundamente libres y su poder de improvisación era tal que podían, en determinados momentos, sentirse ave, pez o caminante sólo por el simple impulso de desearlo. Ellas amaban a la Energía Superior. Ella los adoraba y  todos tenían claro que eran parte de Ella.

Eran conscientes de que lo podían poseer todo a pesar de que nada les perteneciese. Había Energías que sobrepasaban el billón de años y otras que apenas tenían días. Aún así, todas disfrutaban de inteligencia plena desde el primer momento de ser creadas por la Energía Superior. Para ellas, vivir era maravilloso. La séptima Estrella, conocida en nuestro mundo como “Ángel de los Abismos”, fue la que, motivada por su eterno aburrimiento, decidió pensar algo que le permitiese llamar la atención de la Energía Superior para que esta recapacitara y le diese responsabilidad para hacer frente a su infinito aburrimiento.

Fue trabajando con ideas y experimentos a las otras seis Estrellas y a multitud de aquellas pequeñas Energías. Pudo convencer a la primera, la quinta y la sexta Estrellas. La segunda, la tercera, Akhineht y la cuarta informaron a la Energía Superior y se pusieron bajo su control. La Energía Superior intuyó la autodestrucción de su creación y reaccionó como era de esperar. Construyó un universo paralelo, Gloria. Se trasladó hacia este, no sin antes ordenar a sus tres Estrellas que reabsorbiesen energéticamente a todas y cada una de esas pequeñas Energías del gran planeta.

A las otras tres Estrellas, esa actitud les llamó la atención y  comenzaron a hacer lo mismo. Como era de esperar, llegaron confrontaciones energéticas. Fueron tan terribles estas reacciones que llegaron a generar un impacto en dicha multi-dimensional pecera, equivalente a la explosión de miles de millones de bombas atómicas. Esto fragmentó el planeta y lo hizo de tal forma que, según dice la leyenda, nuestro actual Universo es su resultado.

La Energía Superior no permitió que los Espíritus Inferiores, a los que sus tres Estrellas no pudieron rescatar, se quedasen inmersos eternamente en los Abismos del Universo. De común acuerdo con Ellas y el resto de sus  Guardianes leales del Universo, dio opción a la micro energía que lo deseara para que durante un determinado período de tiempo esta pudiese lograr eliminar la influencia negativa, que durante su permanencia en los Abismos de la Oscuridad esta podía haber absorbido.

Para conseguirlo, decidió introducir a los que lo desearan en microscópicos fragmentos de materia de aquel disperso e inmenso Planeta. Con ello, creó lo que muchos de nosotros entendemos por seres vivos. Si lo aceptaban quedaban limitados. Estableció un período máximo de permanencia de unos setecientos años. La única condición que impuso fue que sólo él, a través de sus tres Estrellas o de sus Guardianes controlaría dichos ciclos.

Autor: Elhiot Roures, Un libre pesador y solitario y discreto buscador de los misterios del Universo.

  • Anécdota: Esta leyenda fue enviada vía electrónica a una Alta Jerarquía de la Iglesia reciente mente fallecida y por el mismo medio El me manifestó: “Creo mas en lo que tu me has transmitido, que en otras cosas que se dicen. “Paz interior y armonía para tu mente y muchas gracias por pensar en mi”.